VIAJE A LUCUS ASTURUM

© Carlos Sánchez-Montaña

Lucus Asturum, "Su ubicación tradicional en Lugo de Llanera no ha hallado hasta la fecha confirmación arqueológica completa."
Narciso Santos Yanguas, "Asturias, los astures y la administración romana durante el Alto Imperio" 2009

"Lucus Asturum era la antigua denominación de Oviedo."
Erich Richthofen. Nuevos estudios épicos medievales. 1970


Plano de Oviedo (1777) reproducción del realizado por Francisco Reiter y Elze (Oviedo, 22 de octubre de 1736 - 1815)

LUCUS ASTURUM
Ptolomeo en su Geographica, (II, 6, 28-37) es el primero que menciona el enclave de Lucus Asturum. Se le considera como el principal centro administrativo romano en el territorio norte del convento de los astures, en la Asturia Trasmontana. El Anónimo de Rávena en su Cosmographia también lo menciona como encalve como Luco Asturum.
Este territorio estuvo habitado por los luggones y fue centro neurálgico y cruce de caminos entre las ciudades romanas de Lugo, Gijón, León y Astorga.
Se desconoce con seguridad el emplazamiento real de Lucus Asturum, la mayoría de los investigadores y estudiosos lo emplazan en las cercanías de Lugo de Llanera, donde ha aparecido una ara dedicada a los Lares Viales. Las diferentes excavaciones arqueológicas realizadas en el entorno de Santa María de Lugo en Llanera no han sido fructíferas. Lucus Asturum se resiste a ser encontrado y carecemos de certeza científica para señalar nuevas campañas con alguna posibilidad de éxito.
Lucus Asturum parece haber sido destruido de forma que ni sus cimientos pueden ser reconocidos en la actualidad por los investigadores.

¿Qué ejercito, y con que medios, pudo conseguir la destrucción total del principal enclave de los luggones?

LUCUS
Un "lucus", en latín, es un término que, originalmente, determinaba un claro en la espesura del bosque en el cual habitaba un dios. Este término evolucionó y posteriormente se empleó también para nombrar a los templos y ciudades que, emplazados en un bosque ya existente, se edificaban como santuario a una divinidad elegida.
La forma latina lucus acuña los límites de un concepto sagrado. Lucus es la latinización del concepto que proviene del sánscrito loka, como definición de espacios o estados identificados dentro del mundo invisible, lo sagrado, lo espiritual, la comunicación con la divinidad, los onfhalos, y los oráculos.

De loka derivan otras muchas palabras que participan de alguno de estos conceptos sánscritos. Así, por ejemplo, locus, que es lugar; lucus, que es bosque sagrado, o logia, cuya traducción como lugar de reunión, sólo es parcial, pues tiene más parentesco con loqui, hablar, y con locus, lugar; y en todo caso es una síntesis de los dos: "lugar para hablar". La palabra que en la actualidad nos puede acercar al verdadero sentido del término original es la profana "locutorio", que hoy unifica ambos significados: "lugar para hablar".

La palabra lucus es la que, en la Roma del siglo I a.C., designaba el lugar donde se producía el contacto con el dios y que, en su origen, representaba un claro en el interior del bosque que, bajo la bóveda celeste y circundado por los árboles que imaginariamente la sostienen, producía la intima conversación con dios.
El lucus, por lo tanto, es el antecedente natural de un templo, la imagen prototípica del templo construido por el hombre como lugar sagrado, a imagen del lucus en el bosque, en medio de la selva.

Lucus Asturum pertenece a un grupo muy especial de enclaves de origen romano que reciben el nombre sagrado, Lucus Augusti y Lucus Feroniae son otras dos ciudades que pueden permitirnos alcanzar alguna conclusión sobre como podía ser el enclave astur.

Además para avanzar en esta tarea podemos suponer que Lucus Asturum debería de estar muy relacionada en su génesis con los principales enclaves con los que sabemos estaba comunicada: Lucus Augusti, Legio, Astúrica Augusta y por su cronología, Bracara Augusta.

VER:
Bracara Augusta, Lucus Augusti, Astúrica Augusta, Legio

Propongo que estos enclaves compartieron con Lucus Asturum un mismo equipo técnico encargado de su proyecto urbano, y que por lo tanto todas ellas poseen soluciones y recursos similares, y que pueden ser reconocidos como elementos urbanos de los diferentes asentamientos.

Partiendo entonces de estas referencias: una fundación de carácter sagrado y relacionado con los principales enclaves del noroeste peninsular, patrocinados por Augusto, podremos plantear las siguientes hipótesis sobre las características urbanas de Lucus Asturum.

Doce argumentos para reconocer la ciudad sagrada de los Luggones.
1) El enclave está emplazado en lugar favorable, sobre un promontorio.
2) El enclave era de nueva planta y de acuerdo con el urbanismo romano.
3) La geometría determinaba el proyecto urbano del enclave.
4) Los caminos de acceso se relacionaban con las vías principales de comunicación del territorio circundante y los enclaves principales de los territorios vecinos.
5) Los caminos de acceso se relacionan con las vías urbanas interiores.
6) El enclave contaba con obras de ingeniería para el suministro de agua potable.
7) El enclave contaba con edificios de culto, al menos uno principal y destacado.
8) El enclave contaba con lugares de reunión en su interior.
9) El encalve contaba con edificios de culto en su perímetro exterior.
10) El enclave contaba con edificios de espectáculos y lugares de ejercicio en su perímetro exterior.
11) Durante el bajo imperio se levantan nuevas murallas que atienden a una nueva geometría.
12) Durante la edad media se mantienen como capitales políticas y religiosas del territorio al que pertenecen.

El lector ya habrá sacado sus propias conclusiones sobre el emplazamiento que en el territorio de la Asturia Trasmontana cumple, y con creces, las doce condiciones anteriores.
Lucus Asturum solo pudo emplazarse en el "lugar en alto" que hoy recibe el nombre de Oviedo, el llamado como "casco antiguo de Oviedo".

¿Un Oviedo anterior a San Vicente?
•-Ruinas del Oviedo primitirvo. José Mª Fernández Buelta - 1948
•-Excavaciones en el Oviedo antíguo. José Mª Fernández Buelta - 1950

No es la primera vez que un documento señala la identificación Lucus Asturum con Oviedo:
"En este aspecto tiene especial interés constatar el descubrimiento de la invención de la sede episcopal de Lucus Asturum identificandola con Oviedo, ya claro en los apuntes de Juan Antonio. Éste analiza una serie de documentos falsos señalando la identificación Lucus Asturum-Oviedo como el móvil principal de don Pelayo."
(Pelayo, fue obispo de Oviedo, elegido el año 1101, depuesto en 1130. Falleció el 28 de enero de 1153.)
"Historia, fueros y actitudes políticas: Mayans y la historiografía del 18" Antonio Mestre, Antonio Mestre Antonio Mestre Sanchís

"El hipercriticismo de diversos autores ha cargado las tintas contra la labor historiográfica de Pelayo, tachándole de falsario, fabuloso e interpolador, de forma no siempre justificada. La obra que ha hecho más célebre al obispo Pelayo ha sido el Libro de los Testamentos donde el prelado ovetense recogió todos los documentos relacionados con la situación jurídica, la historia y las posesiones de su diócesis." Enciclopedia de Oviedo.

“Lucus Asturum era la antigua denominación de Oviedo”.
Erich Richthofen. Nuevos estudios épicos medievales - Página 211
Editorial Gredos, 1970. Procedente de la Universidad de California

Propongo recorrer, uno por uno, los doce argumentos que nos permitirán reconocer el emplazamiento de Lucus Asturum y contrastarlos con la hipótesis del lugar de Oviedo como la ciudad sagrada de los luggones.

VIAJE A LUCUS ASTURUM
1) El enclave está emplazado en lugar favorable, sobre un promontorio.
Oviedo, de forma análoga a Lugo, Astorga, León y Braga, se asienta sobre un promontorio que favorece su defensa y la escorrentía de sus aguas pluviales y sucias.


Este lugar geográfico es el propio de un oppidum romano, (del latín n. oppidum, pl. oppida: lugar elevado, fortificación), un oppidum del tipo fortificado rodeado de una muralla en la cima de una colina, y que cuenta con edificaciones de tipología romana y también indígena. Los oppida se establecían, generalmente, para el dominio de tierras aptas para el cultivo o como refugio fortificado.
Oviedo es un ejemplo de núcleo urbano de implantación sobre promontorio nodal en un vasto sistema de promontorios poblados.

2) El enclave era de nueva planta y de acuerdo con el urbanismo romano.
Las excavaciones llevadas a cabo en las ciudades romanas del N.O. han permitido determinar su proyecto urbano y sus características geométricas, estas son análogas en su disposición a algunas a las que aún hoy presentan los elementos urbanos principales del casco antiguo de Oviedo.
En Oviedo, tanto en la ciudad actual, como en la cartografía antigua, se pueden reconocer muchos de los elementos del urbanismo romano que ha permanecido en la forma de la ciudad: sus calles ortogonales, el emplazamiento de los templos, la muralla bajo imperial, sus puertas y el castillo, incluso las huellas del desaparecido anfiteatro o del "Campo de Marte".
Ver: Oviedo romano, un proyecto posible

3) La geometría determinaba el proyecto urbano del enclave.
Tras el análisis de la cartografía de Oviedo, y la documentación que recoge los yacimientos arqueológicos recientes, planteo la hipótesis de que el proyecto original de Oviedo poseía una planta cuadrada formada por una cuadrícula base de 8x8 módulos de 108 codos cada uno, y con una dimensión total de sus lados de 864x864 codos, (aprx:383x383 m.).


El módulo base (108 codos) fue utilizado en muchas fundaciones romanas, entre otras en la planta de Lucus Augusti, Astúrica o Braccara.
Al igual que en las otras ciudades romanas del N.O., en Oviedo se puede describir el evidente paralelismo de sus calles antiguas orientadas en dos direcciones ortogonales norte-sur y este-oeste.
De la misma manera, y desde un análisis geométrico, se pueden sacar conclusiones sobre la forma de la muralla bajo imperial y el emplazamiento de los templos.
Las ciudades romanas, tal como Vitruvio estableció, eran un exacto ejercicio geométrico.

“Intramuros, y a pesar del perímetro casi circular que ofrece la muralla, la disposición de las calles se asemejaba algo a una planta octogonal, con la mayoría de las calles alineadas en el sentido de los meridianos o de los paralelos.”
La forma urbana de Oviedo en el primer tercio del siglo XVI. Margarita CUARTAS RIVERO

4) Los caminos de acceso se relacionaban con las vías principales de comunicación del territorio circundante y los enclaves principales de los territorios vecinos.
Los limites de la ciudad antigua, marcados por los cruces de los diferentes caminos de acceso a Oviedo y situados extramuros coinciden con las principales vías de comunicación. Por el sur a León, por el norte a Gijón y Aviles, por el Oeste a Grado y por el Este a Cangas.

OVIEDO SE EMPLAZA EN UN NODO DE COMUNICACION NATURAL

Estas cuatro vías principales comienzan frente a las puertas de la ciudad orientadas a los cuatro puntos cardinales.

5) Los caminos de acceso se relacionan con las vías urbanas interiores.
La superposición de la traza básica del actual casco viejo de Oviedo sobre la diferente planimetría del siglo XX permite comprobar el encaje de las calles de la ciudad romana con los caminos de acceso a esta, y grafiados veinte siglos después.
El proyecto del oppidum original se extendía de oeste a este desde el cruce da la calle de San Francisco y la calle de Ramón y Cajal hasta el cruce de la calle San Benito con la calle Paraíso y de norte a sur desde la calle del Aguila en su cruce con la Avda. Jovellanos hasta el cruce de la calle del Mon con la plaza del Sol
El decumanus quedaba así establecido aproximadamente en el eje de las actuales calles de San Francisco, Eusebio González Abascal, y San Benito y el cardo en las calles del Aguila, Santa Ana y Mon.

Oviedo (1777)- Francisco Reiter

La muralla perimetral ocuparía las actuales rondas de Jovellanos, El Paraíso, El Postigo Alto, Plaza del Sol, Plaza de la Constitución, El Peso, Plaza del Riego, calle Ramón y Cajal, y Mendizábal. Esta muralla de traza romana sería reconstruida en época medieval.
Este territorio así delimitado comprendía una superficie total del oppidum de aprox. 12Ha.
La superposición de la traza romana sobre la planimetría actual permite comprobar la coincidencia de la gran mayoría de las vías con las trazas de la malla generadora que las soportan.
Después de veinte siglos muchas de las vías y edificaciones de la ciudad son reflejo del trazado romano de Oviedo en el momento de su implantación. La superposición del trazado antiguo sobre la planimetría actual permite realizar la comprobación de las vías más antiguas.

6) El enclave contaba con obras de ingeniería para el suministro de agua potable.
Las ciudades de origen romano del N.O. poseen obras de ingeniería que resuelven las necesidades de agua potable para el consumo de la población residente. Bien a través de acueductos exteriores a la ciudad, bien por la captación en fuentes en el interior.
En el caso de Oviedo ha sido una constante, desde los tiempos antiguos, la captación de agua en fuentes naturales situadas en altura, en el monte del Naranco, antiguamente Danyllí.
En época romana el acueducto arrancaba en San Lázaro de Paniceres, a cuatro Km de Oviedo, dirigiéndose hacía las cercanías del Campo de la iglesia de la Magdalena, con trayectoria próxima a las actuales calles de M. Pedregal, Nueve de Mayo, Cavela, Santa Clara y La Luna, y posteriormente acceder al "Castillo del Agua" emplazado en la esquina N.O. de la ciudad, y muy próxima a la puerta de Santiago, donde se emplazaba el antiguo castillo. Desde este punto, y ya intramuros, el agua era repartida por entre todas las fuentes de la ciudad.

1-ACUEDUCTO,

Escribe Vitruvio: “Llegada a la ciudad, constrúyase la arca de agua, y tres receptáculos unidos a ella: póngase en el arca tres caños a igual distancia, que viertan sus aguas en los receptáculos; y estos tendrán mutua comunicación, para que el agua que sobre a los de los lados concurra al del medio. De este saldrán las cañerías para los lagos y fuentes públicas; del segundo para los baños, de que la ciudad saca sus propios, y del tercero para las casas particulares. De este modo no se menguará la del público, teniendo su conducto particular desde el arca. Hago este repartimiento de receptáculos, a fin de que los particulares que conducen agua a sus casas, pagando el derecho a los arrendadores, tenga custodiadas sus cañerías."

De forma análoga queda descrito en el caso de Oviedo en época medieval en la pag. 491 del texto “Alfonso II, el casto”, Constantino Cabal. Oviedo : GEA, 1991

El sistema de captación, acueducto, arca y cañerías era análogo al sistema ya reconocido y estudiado en la ciudad hermana de Lucus Augusti.

7) El enclave contaba con edificios de culto, al menos uno principal y destacado.
Existen en la colina de Oveto dos edificios que en su planta presentan la estructura romana 5/6 de los templos toscanos de Vitruvio: San Salvador y San Tirso.
Sánchez-Montaña Carlos "De Lares a Julianes". Artículo sobre la influencia de la arquitectura romana en las obras del prerrománico asturiano

San Salvador.
¿Se levanta la catedral de Oviedo sobre un antiguo templo a Júpiter? Posiblemente sí.
El edificio ocupaba la zona de más altitud dentro del recinto del oppidum y guarda una alineación relacionada con el trazado geométrico descrito anteriormente.
Era el templo dedicado a Júpiter el lugar principal frente al foro en las ciudades romanas. Escribe Vitruvio: "Los solares para los santuarios de los dioses tutelares de la ciudad y para Júpiter, Juno y Minerva elíjanse en un lugar suficientemente elevado, desde donde pueda observarse la mayor parte de la ciudad."
Son varias las catedrales de Europa que han sido construidas sobre las cimentaciones de un templo dedicado a Júpiter. ( Santiago de Compostela, París, Tarragona).
Y es en la Cámara Santa donde Alfonso II deposita su tesoro de joyas romanas.

PLANTAS - SAN SALVADOR Y SAN TIRSO

San Tirso
La Iglesia de San Tirso el Real de Oviedo fue construida por Alfonso II entre los años 791 - 842. El templo perteneció a un conjunto de edificios eclesiásticos y palaciegos, hoy desaparecidos, construidos en los comienzos del siglo XI. De la configuración origina sólo se conserva el testero, con una ventana dividida en tres huecos por dos columnas y la parte de abajo de la torre. El resto de la iglesia ha sufrido diversas reformas.

SAN TIRSO - OVIEDO
Soldado romano del siglo III d.C. que vivió en Apolonia.

El centro de la trama urbana definida en líneas anteriores determina de manera geométrica un lugar de poderoso simbolismo. El centro urbano del Oviedo romano, el lugar donde se cruzaban los dos ejes principales queda así emplazado en el actual testero orientado al Este del templo de San Tirso.
Este lugar ahora construido y ocupado por el altar mayor de la iglesia, y que en la antigüedad se encontraba en el exterior del edificio, y era la entrada orientada al Este del templo romano, de planta toscana, y que posiblemente fue base del edificio medieval.

Santa María
La iglesia de Santa María de Oviedo era una iglesia, hoy desaparecida, situada dentro del complejo formado por la Iglesia de San Salvador, la primitiva Iglesia de San Tirso y la iglesia de Santa Leocadia.
La construcción del templo fue ordenada por Alfonso II el Casto en el siglo IX dentro de la construcción de los edificios anteriormente citados. Situada el lado septentrional de la iglesia de San Salvador. Era una basílica de tres naves con seis tramos articulados por arcos de medio punto, cabecera rectangular triple con arquería ciega. Esta disposición cumple de manera exacta lo estipulado en los templos romanos de planta toscana descritos por Vitruvio.

El culto a Isis, diosa de la fertilidad y la fortuna, fue principal en los núcleos urbanos de Asturia y Gallaecia. En las capitales de los tres conventos, de marcado carácter agropecuario, esta diosa garantizaba buenas cosechas y fertilidad a sus devotos.
Podemos decir con seguridad, que Isis ocupaba un lugar principal en el culto religioso de los habitantes de los conventos del N.O.
Existen referencias claras a la diosa Isis en las actuales ciudades de origen romano del N.O.
Se han encontrado en los templos catedralícios dedicados a Santa María, en Braga y Lugo, evidencias del culto a la diosa de órigen egipcio.
Ver: Sánchez-Montaña Carlos "Isis en la Gallaecia"

8) El enclave contaba con lugares de reunión en su interior.
Las ciudades romanas del N.O. contaban en su interior con espacios públicos y edificios de reunión como foros y basílicas. En Oviedo no se ha excavado hasta el momento ninguno de estos elementos de origen romano, sin embargo el actual casco antiguo presenta espacios que se ordenan de acuerdo con las características propias del urbanismo romano.
La reciente aparición de una fuente y de una calzada de origen romano en la Calle Rúa permite pensar que bajo la ciudad medieval permanece la ciudad romana. Algo común y ya contrastado en el resto de las principales ciudades romanas del N.O.

9) El encalve contaba con edificios de culto en su perímetro exterior.
San Julián de Prados
Su fecha exacta de construcción no ha llegado a nuestros días, pero se sabe que su construcción fue ordenada por Alfonso II. El templo está dedicado a los santos mártires egipcios Julián y Basilisa y se hizo sobre el siglo IX.

EL EMPLAZAMIENTO DE SAN JULIAN ANTICIPABA EL DE SAN SALVADOR

San Julian de Prados se emplaza respecto a la ciudad de Oviedo de forma análoga a San Julian en Lugo.
El análisis arquitectónico de ambos templos, y su comparativa con la planta de templo toscano vitruviano, permite afirmar que en este caso concreto la edificaciónes prerrománicas fueron levantadas utilizando la cimentación preexistente de un antiguo templo romano, de planta toscana, emplazado en el cruce de caminos. Las dos construcciónes, en Lugo y Oviedo, resolvieron el cambio de orientación, de oriente a poniente, según el nuevo rito cristiano, y el añadido de cuerpos auxiliares en sus fachadas para la obtención de un crucero.
Ver:De Lares a Julianes. Artículo sobre la influencia de la arquitectura romana en las obras del prerrománico asturiano

Foncalada
La fuente de la Foncalada es una antigua "pedra formosa" reutilizada en época medieval. Su emplazamiento respecto el acceso a la ciudad antigua es similar al de todos los edificios de esta tipología, en especial con el edificio encontrado en Bracara Augusta, la actual ciudad portuguesa de Braga.
El edificio se sitúa a una cota semienterrada en un terreno en pendiente, de manera que su parte delantera quede más al descubierto que la trasera, a la vez esta disposición permite el acceso desde el frente y mediante una rampa natural se puede alcanzar la cota superior del edificio.


Por lo general las plantas de estos edificios cuentan con cuatro estancias con diferente uso: atrio, antesala, sala, y fosa.
La comparativa de los muros del yacimiento de la Foncalada con los de otras pedras formosas permite comprender que la fuente de Oviedo pertenece a una misma tipología arquitectónica.
La Foncalada por su arquitectura y su emplazamiento respecto al oppidum de Oviedo puede ser clasificada como una Pedra Formosa de época Alto Imperial.
Ver: Oviedo romano, un proyecto posible


10) El enclave contaba con edificios de espectáculos en su perímetro exterior.
"Fuera de la ciudad quedaban los arrabales Campo, Fontán, Santa María de la Vega, Rosal, Estancos viejo y nuevo, Foncalada, Santa Clara, y San Francisco".
La forma urbana de Oviedo en el primer tercio del siglo XVI. Margarita CUARTAS RIVERO

Estos espacio extramuros, conocidos como arrabales, son los terrenos donde se desarrollan las sucesivas ampliaciones imperiales y se levantan los edificios de espectáculos y de ejercicio.

2.ANFITEATRO, 3.CAMPO DE MARTE

La ciudad de Oviedo contaba cuando menos con dos instalaciones principales.

Anfiteatro
Presento la hipótesis que determina que el anfiteatro romano de Oviedo se levantaba en el arrabal conocido con el nombre de Fontán.
Este emplazamiento es respecto a la ciudad de Oviedo (posición S.O.) análogo a la posición de los anfiteatros de las ciudades romanas referencia de este estudio.
Los anfiteatros romanos de Lugo, León Astorga y Braga se encuentra a una distancia y orientación similares a la posición del Fontán respecto a la trama urbana de Oviedo.

Anfiteatro de León, análogo emplazamiento que el Fontán

El anfiteatro estaba situado en el exterior de la urbe, en la fachada S.O. en el camino de acceso a la puerta principal de la ciudad, que comunicaba directamente con la vía proveniente de Legio.
Fontán es uno de los barrios más antiguos y característicos de Oviedo. Su nombre procede del vocablo bable fontán que designa a un manantial en forma de charca. En el caso que nos ocupa existía efectivamente un fontán en esta zona de Oviedo, perteneciente al Monasterio de Santa María de la Vega, al que aportaban además sus aguas riachuelos del entorno, convirtiéndolo en una auténtica laguna que desaguaba en la parte baja de la Calle Rosal y seguía hasta los Pozos, sumiéndose en ellos. Los topónimos Fontán y Rosal figuran ya en un documento de 1237 recopilado por Jovellanos. Otro documento, fechado en 1376 y conservado en forma de pergamino en la Catedral de Oviedo hace también referencia al Fontán.
El 19 de agosto de 1523 los regidores de la Ciudad y el Concejo resolvieron desecar el Fontán por ser un foco de infecciones y por haberse ahogado allí varias personas; las labores de desecación no culminarían hasta 1559 construyéndose entonces una fuente y un lavadero, que al parecer se intentó trasladar a la Plaza Mayor en 1600, y otras infraestructuras públicas.
Enciclopedia de Oviedo

POSICION DEL EDIFICIO EN EL FONTAN

Los especialistas señalan que los anfiteatros poseen por sus características una gran cloaca de evacuación de las aguas de lluvia. En el anfiteatro de Mérida se puede comprobar la existencia de la cloaca general del edificio en posición coincidente con el eje menor de edificio. En el caso de Astorga y Lugo la cloaca se encuentra aun hoy en día en la misma posición original, partiendo desde la zona central de la arena y canalizando hacía el exterior las aguas pluviales.
En Lugo el colector recibe las aguas que provienen del decumano máximo de la ciudad, produciendo el afloramiento de un pequeño riachuelo en la zona.
En Oviedo el resultado ha sido que a lo largo de la historia la procedencia de las aguas de lluvia desde este equipamiento, el colector general del anfiteatro, ha producido a lo largo del tiempo el afloramiento hacia el exterior de un aprovechamiento hidráulico en la zona donde se levantaba. El llamado como Fontán.
Ver: Anfiteatros del N.O.

En la cartografía adjunta del siglo XIX se puede observar el espacio urbano libre que era ocupado por el anfiteatro en la antigüedad.

Campo de Marte
Presento la hipótesis que determina que el Campo de Marte de la ciudad romana de Oviedo se levantaba en el arrabal conocido con el nombre de Campo.
Esta posición es análoga a la posición que el Campo de Marte de Lucus Augusti tenía con la ciudad.

El Campo de Marte era una explanada situada en el exterior de las ciudades y sus murallas, fuera del pomrerium o recinto sagrado de las urbes. Este lugar estaba consagrado al dios Marte, dios de la guerra.
En el Campo de Marte se hacían los ejercicios militares y juegos gimnásticos de los jóvenes.
El carácter militar y consagrado a Marte hace decir a Vitruvio en su tratado sobre la ciudad: "... y a Marte dándole su Templo fuera de la ciudad, no habrá guerras ni discordias civiles; antes será defendida de sus enemigos, y libre de los peligros de la guerra.".
En Oviedo el Campo de Marte se encontraba en la fachada N.NO. de la ciudad, estaba formado por una explanada consagrada al dios de la guerra. Ocupaba el espacio comprendido entre las actuales calles Uría, San Francisco y Santa Clara. Desde la ciudad se alcanzaba el Campo de Marte por una de las puertas norte, la llamada Puerta de Santiago, situada próxima al cruce de las actuales calle Luna y Arguelles.
La actual calle Pelayo atravesaba el interior del antiguo Campo de Marte, conoció posteriormente como Magdalena del Campo. Tal denominación se debe a una ermita, desaparecida en 1830 que se alzaba a la entrada de Pelayo, muy cerca de donde estaba la Cárcel-Galera, borde superior de La Escandalera, que entonces formaba parte del Campo San Francisco. Su solar lo ocupa hoy el edifico de la Caja de Ahorros.
Delante del templo existía una explanada en la que, desde fechas anteriores a 1274, según se colige de las ordenanzas municipales de ese año, se celebraban mercados, y hasta hace poco más de cien años, las milicias seguían realizando sus ejercicios y paradas militares en el antiguo Campo de Marte. En la cartografía adjunta del siglo XIX se puede observar el espacio urbano libre que era ocupado por el Campo de Marte en la antigüedad.

11) Durante el bajo imperio se levantan nuevas murallas que atienden a una nueva geometría.
La muralla que hoy conocemos, y de forma análoga a las murallas de las cuatro ciudades romanas principales del N.O., fue levantada en el bajo imperio, y al igual que en su caso, en Oviedo significo una transformación de la ciudad alto imperial.
Las murallas bajo imperiales significaron en los todos los casos estudiados una transformación del ámbito urbano, esta variación se basa en la construcción de un nuevo elemento urbano que se rige por una geometría diferente a las pautas geométricas originales.

LA MURALLA ACTUAL SE LEVANTA SOBRE UNA PLANTA OCTOGONAL

La planta del enclave original, de forma cuadrada quedo construida por una nueva cerca de planta octogonal. Esta forma de octógono irregular puede ser reconocida aún hoy en día en la ciudad actual y es común en varias ciudades romanas (ejemplo: Barcino).

Calle Paraíso

En la cerca bajo imperial se abrieron las puertas que comunicaron las vías urbanas con los caminos de acceso.
"Se abrían en ella las puertas de Socastiello, Santiago, Gascona, Noceda, Ferrería y Cimadevilla, entre la de la Noceda y Cimadevilla existía el postigo de Regla. Partiendo de la puerta de Cimadevilla, situada en el extremo meridional de la calle del mismo nombre, la muralla seguía paralela a la actual calle del Sol, hasta la puerta de la Ferrería, extremo de la actual calle Mon, y de aquí, por el Postigo Alto y la calle del Paraíso, en las que se conserva, hasta la puerta de la Noceda, comienzo de la actual calle de San Vicente, seguía junto al monasterio de San Pelayo (calle de la Cerca, hoy de Jovellanos), tras el que se abría la puerta de Gascona -calle del Aguila- y más allá, en el entronque de las actuales calles de Jovellanos y Arguelles, la puerta de Santiago o San Juan; al llegar al castillo, doblaba y tomaba la hoy calle de Mendizábal, en la que se abría la puerta de Socastiello, también denominada del Campo, desde aquí, por Ramón y Cajal y la calle del Peso, iba a terminar en la puerta de Cimadevilla."
La forma urbana de Oviedo en el primer tercio del siglo XVI. Margarita CUARTAS RIVERO

Esta descripción y en función del estudio de las puertas de otras murallas romanas me permite aventurar la hipótesis de que la muralla de Oviedo tenía seis puertas principales, que por su anchura permitían el paso de carruajes: en los extremos del cardo máximo: Gascona y Ferrería. En el extremo oeste del decumanu máximo: Socastelo. Además serian puertas de salida a N.E: Noceda y N.O.: Santiago, y hacía S.O: Cimadevilla.
El llamado postigo de la Regla era una poterna, o puerta de uso peatonal, que posiblemente era similar a otras de las mismas características en varias zonas de la muralla, y que coincidieran con calles interiores de la ciudad alto imperial. La cerca podía contar hasta un total de seis postigos.
Ver: Las murallas de Asturia et Gallaecia

12) Durante la edad media se mantienen como capitales políticas y religiosas del territorio al que pertenecen.
Los ejemplos de Lugo, Astorga, León y Braga, y su importancia en la antigüedad, nos permiten comprender su relevante papel durante la edad media.
Oviedo mantiene su importancia como sede episcopal en la edad media porque mantiene entre sus muros la sede episcopal que pertenecía a Lucus Asturum ya en tiempos de los suevos. Tal como describe el obispo de Oviedo D. Pelayo en el siglo XII.
A su vez esta es consecuencia directa de su importancia religiosa en la antigüedad. Lucus Asturum traspasa su capitalidad religiosa de carácter pagano a la sede episcopal cristiana. De igual forma que el resto de las capitales de su entorno.
La continuidad histórica de los principales asentamientos del N.O. permite comprender su importante papel como centros de poder.
Ampliar con: “El topónimo Oviedo ¿es un teónimo?”, ESCOBAR GARCÍA, F. (1974):BIDEA 82, p. 375-400.

CONCLUSIONES
Este investigador reconoce que la hipótesis presentada fluye contracorriente de la opinión de un ejercito muy poderoso y capaz de borrar de la historia un enclave tan significado como Lucus Asturum.
Intereses muy concretos que a lo largo de la historia han hecho posible que no se reconozcan los muros de la capital religiosa de los astures, el antiguo enclave religioso de los luggones, y localizado por Ptolomeo.

Una misma política de tierra quemada que fue también fue practicada en el Lugo gallego.
Cuando el obispo Odoario llega a la ciudad de Luco para refundarla por orden de Alfonso II, las fuentes escritas medievales establecen que del enclave romano de Lucus Augusti no quedaba nada en pie.
Sin embargo hoy sabemos que una parte importante de la ciudad, y de los muros de su monumental muralla, permanecían levantados en el siglo VIII, pudiendo asegurar que la destrucción urbana, que las fuentes establecen, solo pretenden favorecer una refundación religiosa del antiguo enclave de origen pagano, como nueva sede episcopal.

El obispo Pelayo ha sido denigrado durante siglos, y en la actualidad también, precisamente por defender la antigua sede episcopal de Lucus Asturum identificándola con Oviedo.

Es la identificación Lucus Asturum-Oviedo el móvil principal de don Pelayo en sus escritos, y es la documentación anterior al obispo, como consta en documentos del Monasterio de S. Vicente, la que confirma la existencia de «porta civitatis » o puerta de la ciudad de Lugo, «antiquissima civitas» o «civitas in diebus sempiternis», es decir: antiquísima ciudad.

La forma urbana de las ciudades históricas es el resultado de la superposición de la realidad de sus habitantes durante siglos, este proceso da como resultado un tablero de actuación complejo y equívoco que dificulta extremadamente el análisis metodológico de la forma urbana en los periodos históricos. La cartografía, los grabados, la bibliografía histórica, y a la vez la cartografía actual superpuesta con la información arqueológica ya documentada, permite la búsqueda de algo intangible pero principal: el proyecto de la ciudad, las reglas que formularon el proyecto que en su tiempo determinaron la forma de la ciudad.

Tras el análisis de la cartografía de Oviedo, y la documentación que recoge los yacimientos arqueológicos recientes, planteo la hipótesis de que el proyecto original de Lucus Asturum seguía las mismas pautas que las demás ciudades patrocinadas por Augusto, y que realizando un estudio de las ciudades del N.O., especialmente de Lucus Augusti, Astúrica Augusta, Legio, y Bracara Augusta., y teniendo en cuenta las semejanzas culturales e históricas, se permitirá una mejor comprensión de las posibilidades de la hipótesis presentada.

“Leer la estructura edilicia quiere decir entender, valiéndose de instrumentos lógicos, la estructura del espacio antrópico que caracteriza un ámbito espacial; en otras palabras entender los componentes de un conjunto estructurado por el hombre.” “Tipología De La Edificación: Estructura Del Espacio Antrópico
Gian Luigi Maffei; Gianfranco Caniggia (Celeste Ediciones, S.A.) 1995

El lenguaje urbano de la ciudad romana descrita por Vitruvio posee una codificación que alcanzaba un determinado entorno espacial y cronológico. Son referencias materiales que pueden ser leídas, entendidas, en la completa coherencia de los componentes que la caracterizan. Los edificios, las calles, las vías de acceso, pero también la relación geométrica y espacial entre ellos, su agregado, el conjunto urbano y relación con el territorio donde se emplaza.

La incógnita sobre el emplazamiento de la ciudad de Lucus Asturum puede ser determinada de manera lógica por la presencia en los territorios vecinos de las ciudades contemporáneas con las que mantuvo relación patente. Podemos observar la existencia de aspectos en la disposición de cada uno de los elementos urbanos que componen los enclaves antiguos y reconocerlos en la cartografía, antigua y actual, de la ciudad de Oviedo.

El trabajo aquí presentado trata de resolver, y dar cuerpo material, enunciados desechados durante mucho tiempo por inimaginables, que Lucus Asturum era la antigua y olvidada denominación de la ciudad de origen romano conocida por el nombre de Oviedo.


BIBLIOGRAFIA
--------------------------------------
Enciclopedia de Oviedo

Margarita CUARTAS RIVERO
La forma urbana de Oviedo en el primer tercio del siglo XVI

Gian Luigi Maffei; Gianfranco Caniggia
Tipología De La Edificación: Estructura Del Espacio Antrópico. (Celeste Ediciones, S.A.) 1995

Antonio Mestre, Antonio Mestre Antonio Mestre Sanchís,
"Historia, fueros y actitudes políticas: Mayans y la historiografía del 18"
Publicado por Universitat de València, 2001

Narciso Santos Yanguas,
"Asturias, los astures y la administración romana durante el Alto Imperio" 2009

ESCOBAR GARCÍA, F. (1974): “El topónimo Oviedo ¿es un teónimo?”, BIDEA 82, p. 375-400.

Vicente José González García. «El obispo Don Pelayo, clave para el estudio de la historia de Asturias». El Basilisco, número 8, julio-diciembre 1979

Zanker. Paul “Augusto y el poder de las imágenes” Alianza Editorial. Como referencia a las joyas del tesoro asturiano existen imágenes similares relacionadas con el emperador Augusto de especial significación.

Carvallo, Luis Alfonso de. Antigüedades y cosas memorables del Principado de Asturias. Piñolo 05/01/2006 .

Sanchez-Montaña. Carlos Lucus Augusti. La ciudad sagrada de Augusto

Cabal Constantino. "Alfonso II El Casto" Grupo Editorial Asturiano

GRIMAL P. (1956) “Las ciudades romanas”, Vergara Editorial, Barcelona

Sánchez-Montaña. Carlos De Lares a Julianes. Artículo sobre la influencia de la arquitectura romana en las obras del prerrománico asturiano

Sánchez-Montaña. Carlos El Sello de Augusto en la Cruz de los Angeles

Marqués. Mercedes. La Nueva España Entrevista a Carmen Fernández Ochoa, Catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid

Sánchez-Montaña. Carlos PEDRAS FORMOSAS - ARQUITECTURA ANTIGUA EN LA CALLAECIA



Perfil de Facebook de Carlos Sánchez-Montaña





.